Saltar al contenido
La Vida Gorda 🥑

Alimentos precocinados

alimentos precocinados

Los alimentos precocinados llevan mucho tiempo entre nosotros en la sección del supermercado. Lo importante muchas veces es mirar más la calidad de los productos que compramos, ya sean alimentos precocinados o no.

Muchas veces no tenemos tiempo para cocinar todo lo que nos gustaría y a diario. Vivimos en un mundo que va cada vez más deprisa, y que actividades como el trabajo y las redes sociales, ocupan gran parte de nuestro tiempo.

La comida «realfooder» está muy bien, pero cada persona es un mundo y muchas veces por circunstancial personales, no podemos cocinar tanto como nos gustaría.

¿Qué son los alimentos precocinados?

Un alimento precocinado es aquel que no requiere elaboración, viene ya preparado. Lo único que tenemos que hacer es calentarlo previamente o descongelarlo, dependiendo del tipo de alimento. No se trata de que incluyas en tu dieta a diario alimentos precocinados, pero sí de que si por tus circunstancias personales los incluyes, te fijes en lo que estás comprando.

alimentos precocinados
©Jason Leung

Consumir alimentos precocinados de forma ocasional no debería ser motivo de preocupación excesiva. Siempre y cuando nos fijemos en marcas y empresas que cuiden la calidad del producto y los acompañemos de una ración de verduras. Al fin y al cabo, muchas veces consumidos comida ultraprocesada a diario y tan malo es pasarse en una cosa como en la otra.

Acompañarlos de una ración de verdura y fruta. La clave para consumir alimentos precocinados

Una dieta equilibrada consiste también en tener constancia a la hora de comer y cocinar tus platos. Si por falta de tiempo acabas comiendo “mal y rápido”, mejor tener alimentos precocinados en el congelador, de reserva, que te saquen las castañas del fuego un día, acompañarlos de una ensalada rápida, y un par de piezas de fruta, que no acabar comiendo una dieta pobre o directamente acabar saltándote una comida.

Tener siempre en casa en el congelador, varios productos precocinados puede salvarnos de más de un dolor de cabeza. O para esos días en los que llegamos muy cansados a casa y no nos apetece ponernos a cocinar.

Platos un poco más complejos de cocinar, como son unas albóndigas en salsa, unas croquetas o unos flamenquines de Precocinados Frimesa son una opción a considerar para esas ocasiones en las que no sabemos qué comer. Acompañándolas de guarniciones de verduras, de un arroz salteado o un salmorejo como entrante y luego un flamenquín. No te hace falta irte a Córdoba para traer el sabor a tu casa.

No a todo el mundo le gusta cocinar, que también hay personas a las que no les gusta la cocina, y no por ello significa que no puedan tener la oportunidad de comerse unas croquetas caseras o unas albóndigas.

Idea de receta con alimentos precocinados: Salmorejo de tomate pera y flamenquín cordobés.

Como ya hemos dicho, cada casa es un mundo, y en el caso de que consumas alimentos precocinados, te dejamos unos consejos para que sean algo más saludables:

  • No añadas más sal. Suelen venir con la sal incorporada. Lo mejor es leer la etiqueta del producto y estar seguro de si tienes que añadir sal o no.
  • Combina siempre los alimentos precocinados. Añadiendo una porción de verduras, legumbres o fruta
  • No te sientas mal por comer alimentos precocinados. Si los consumes con moderación y los incorporas a tu dieta de forma puntual.

Algunas ventajas e inconvenientes

Como todo en esta vida, los alimentos precocinados presentan una serie de ventajas e inconvenientes.

VENTAJAS

  • Te salvan alguna cena
  • Se preparan rápido
  • Fácil elaboración

INCONVENIENTES

  • Suelen venir ya con la sal añadida
  • Pueden contener más aditivos
  • Contienen más grasas saturadas

No todos somos chefs profesionales de cocina, ni tenemos que serlo. Bastante estrés diario tenemos ya con: hacer deporte, trabajar, tener hábitos saludables, tiempo libre para leer, cocinar sano, ir a la compra. Al final intentamos ser perfectos en todo y lo cierto es que el día tiene 24h y en ocasiones no tenemos tiempo para hacer todo lo que queremos.

Intentar encontrar un equilibro en la cocina y a la hora de comer es algo a lo que deberíamos aspirar, no a la perfección. Todo alimento consumido en grandes cantidades acaba siendo perjudicial. La clave está en no pasarse.

¿Te ha gustado esta receta?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

¡No hay votos todavía!. Sé el primero en puntuar este contenido.

¿Te ha gustado esta receta?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

¡No hay votos todavía!. Sé el primero en puntuar este contenido.